Oportunidades laborales para expatriados en Francia

¿Estás autorizado para trabajar en Francia?

Si deseas vivir y trabajar en Francia, y eres ciudadano de la UE, EEE o Suiza, no tienes que hacer ningún papeleo. Tienes el derecho a trabajar y el derecho a trabajar como autónomo. Necesitarás conseguir un trabajo o comenzar tu negocio (con cualquier permiso relevante o autorizaciones regulatorias), pero eso es todo.

Si vienes de otra parte, debes obtener el permiso de trabajo adecuado y la visa antes de venir. Para cualquier persona que sea transferido dentro de la misma empresa o que haya exitosamente solicitado un trabajo en Francia desde el extranjero, esto implicará que su empleador en Francia deberá obtener un permiso con DIRECCTE (y a su vez comenzar el proceso para cualquier miembro de la familia que lo acompañe); una vez que se haya aprobado tu contrato de trabajo, se envía a la OFII (la autoridad de inmigración), y luego se enviará a la embajada o consulado francés en tu país de origen, donde debes solicitar tu visa.

Las cosas han ido cambiando en los últimos años. En el 2016 se introdujo un proyecto de “Pasaporte de Talento”, con diferentes requisitos según el área pertinente, que aplica a graduados calificados, empleados de empresas de innovación, científicos, profesiones artísticas y otros. Es particularmente útil para personas con mayores ingresos y empresarios, e incluye a los titulares de tarjetas azules de la UE (que necesitan ganar al menos 1,5 veces el salario promedio de Francia, lo que equivale a unos 54.000 euros al año).

También hay una categoría para aquellos con reputación internacional, que podría aplicarse, por ejemplo, a innovadores tecnológicos, curadores de museos, escritores y periodistas, y una para aquellos que desean crear un negocio. Deben comprometer al menos 30.000 euros de inversión en actividades comerciales, artesanales o industriales, y proporcionar un plan de negocios convincente.

Asimismo, es posible solicitar un permiso de trabajo de temporada en Francia, pero las restricciones son estrictas; el contrato debe durar más de tres meses y menos de seis, y no puedes traer a tu familia. Ideal para instructores de esquí o profesionales del windsurf solteros, no tanto para mandos medios con niños.

Descargue nuestra Guía Gratis de Propiedades en Francia

Todo lo que necesita saber sobre cómo comprar una propiedad en Francia como extranjero.

No es fácil encontrar trabajo en Francia

Suponiendo que tienes tus papeles en orden, ¿dónde están las mejores oportunidades? No siempre es fácil encontrar trabajo en Francia; la tasa de desempleo es relativamente alta en un poco más del 9%, y el desempleo juvenil es significativamente mayor. Además, muchos graduados franceses hablan muy bien el inglés, por lo que las habilidades lingüísticas no son la ventaja que podrían ser en otros países europeos.

Si tienes la suerte de trabajar en cualquier área de alta tecnología, desde materiales avanzados o robótica hasta la creación de videojuegos o tecnología de la información, tiene muchas posibilidades de encontrar trabajo en Francia, no solo son sectores florecientes, sino también el talento empresarial y tecnológico anglosajón es bien estimado. La banca y las finanzas también son sectores cosmopolitas que reclutan desde el extranjero, y puede haber oportunidades aún mejores para los angloparlantes post-Brexit, ya que París parece estar ganando respecto a empleos financieros sobre la “City”.

Ambiente laboral en Francia

Sin embargo, debes tener en cuenta que el ambiente laboral francés puede ser diferente al que estás acostumbrado. La buena noticia es que la semana de 35 horas es bastante estándar: no hay presión para estar en la oficina antes de que llegue el jefe o después de que se vaya, y el equilibrio entre la vida laboral y familiar es el mejor de Europa. (Puedes terminar trabajando 45 horas a la semana, si eres un profesional, pero se te compensará con días de descanso adicionales). La mala noticia es que la cultura laboral francesa es altamente jerárquica y formal, y la innovación no siempre se fomenta; la carrera profesional también tiende a ser muy estructurada, por lo que, por ejemplo, hay pocas oportunidades para moverse entre los diferentes sectores de una empresa, por decir, entre finanzas y operaciones.

Esa puede ser la razón por la que muchos expatriados deciden abrirse camino como propietarios o gerentes de una casa rural, bar o restaurante. Algunos fallan, pero muchos triunfan y disfrutan enormemente de sus nuevas vidas. La clave del éxito es hacer tu investigación primero: analizando el área local y la competencia antes de decidir comprar, y quizás decidir ofrecer una especialidad como vacaciones ecuestres en lugar de solo una propiedad de vacaciones genérica. Es sorprendente la cantidad de compradores que no lo hacen, y muchos de ellos fracasan. Recuerda también que la temporada alta en muchas partes de Francia se limita a solo un par de meses de verano.

Otros expatriados proporcionan servicios para la comunidad de expatriados; agentes inmobiliarios, agentes de reubicación, administradores de propiedades, agentes de seguros, traductores e incluso abogados de inmigración. Esto puede funcionar bien en las grandes ciudades, donde hay una gran comunidad de trabajadores expatriados, pero también en áreas como Dordogne, Charente-Maritime y Provence, donde hay un gran número de jubilados extranjeros y propietarios de casas de vacaciones.

Dar clases de idiomas también puede ser una buena forma de ganarse la vida para los angloparlantes y otras personas, especialmente aquellos con uno o dos idiomas más arduos pero útiles (japonés, chino o español, por ejemplo). Pero tenga cuidado con las escuelas de idiomas que desean contratar profesores autónomos ('auto-emprendedores'), lo que los priva de la mayoría de sus derechos como empleado y los coloca en primer lugar en la línea de fuego si no hay suficiente trabajo.

Mientras tanto, algunos profesionales, como periodistas y trabajadores de TI, pueden encontrar que pueden terminar trabajando de forma remota. Otros, como arquitectos y médicos, encontrarán que hay vacantes para ellos, pero solo, siendo realistas, si su francés está en un nivel razonable.

También vale la pena considerar acercarse a Pole Emploi, el servicio de empleo francés. No solo proporcionan un centro de intercambio de información para las vacantes de empleo, sino que también pueden guiar a los solicitantes hacía capacitaciones pertinentes, como los cursos locales de FLE (Français Langue Etrangère - francés como lengua extranjera).

Trabajar en Francia puede representar un desafío burocrático, y necesitará saber la forma correcta de encontrar un trabajo o establecer su negocio. Pero para la mayoría de las personas que están dispuestas a hacer el cambio, existe el nicho correcto: solo es cuestión de encontrarlo.